domingo, 14 de septiembre de 2008

Hola

Aquí estamos:
en una mesa que no vale por colchón
en un café que hace las veces de escenario
para el epílogo de esta separación.

¿Qué decirte?
si cuando hablé nunca nada cambió ni pestañeó
y eso me enseña que aunque crea como nadie
de nada sirve si me lo invento yo.

Pero es así
de lo que somos dimos todo y no es mentira
que aunque seamos diletantes del esfuerzo
la gente jura que tenemos voluntad.

No olvides nunca:
los perdedores siempre entendimos la revolución
como el comienzo del final que nunca llegará
nos encontramos muertos, por eso vivimos
lo sabemos y para eso vivimos.

Éste
nuestro ateísmo litúrgico nos ruega
encomendarnos al silencio y que nuestro amor
como todo libertario viva el resto
de la eternidad descansando en el mar.

3 comentarios:

epe dijo...

es hermoso.
pero aun no me resigno al mar

niak @ dijo...

hermosas las canciones de youspace.
llegan, pegan y duelen.
admirables.
comento acá porque no puedo comentar allá.

abrazo.

irupe dijo...

llegar tarde
no me gusta como antes
al menos
llegue
a aprehenderte


rb soy diletante del esfuerzo
un abrazo fuerte