lunes, 29 de septiembre de 2008

Memorias escritas en el aire.

Salud, desde aquí saludo
rio, mastico el anzuelo ya sin filo
habrás de preguntar qué será de mi
es que nunca hurgaste en el fondo del río.

Seguí el hedor, te guiará hasta el final
a ver si así encontrás una señal.

Contá qué hacés allá
vistiendo sus ropas, soñando sus vidas, contando sus versos
intentando provocar
risas, sonrisas que aquí nunca llegan.

El asco ya reprime toda señal
a ver si así encontrás una verdad.

Yo aquí estaré muy bien
con mis memorias escritas en este aire que ya resiste
hasta el frío más cortante
y tanto pesa sobre mi cabeza

pero al menos me deja respirar.
Yo aquí estaré muy bien, algo asqueado, algo nomás
viviendo las de Caín, las de Isaac, las mias,
las que alguna vez pagarás.

No hay comentarios.: