miércoles, 14 de abril de 2010

Las vueltas del Señor



Cuando caiga reuniré como nunca en buenos tiempos muchas almas persignadas que acompañen mi cajón

Caballeros y señoras cuyos nombres desconozca y que forzando algunas lágrimas me demuestren su pesar

Cuando caiga escucharé cada excusa y reiré de cada idea que en mi honor se llegue a especular

Y desde abajo observaré sin el menor rencor y con la cínica desidia que tuve una vez vivo


Son las vueltas de la vida y su final

Cuando caiga espetaré en el silencio de un cajón las mismas barbaridades que ignoraron cuando fui

Un burgués campante y flojo y un hermoso perdedor que en tristes líneas renegaba de un hermoso funeral

Cuando caiga sentiré junto al ruido de la tierra cómo lloran las viejas que rieron de mi suerte

Y el cantar de los gorriones que se opaca con los golpes de las palas y la grava cayendo en el cajón

Son las vueltas de la vida y su final

Cuando caiga bien sabré si la muerte es tan fatal o si a partir de estar pudriéndome viviré en complicidad

Con esos ídolos que amé y aquellos santos que ignoré y si mis culpas pesan tanto como jodieron en vida

Cuando caiga aceptaré condolencias de fantasmas que ni en chiste aparecieron cuando hubo que pagar

Y lejos de clamar venganza brindaremos por la vida y reiremos de la suerte que fuimos a encontrar

No hay comentarios.: