martes, 7 de febrero de 2012

Nada puede detenerme

siguiendo al viento
persiguiendo el perfume del mar
me dijeron que la muerte
me daría dignidad
que el amor es lo de menos
y ni hablar de voluntad

aquí estoy hoy
veo un vaso y lloro
aunque se que hago pie
en el medio del mar

perdiendo el tiempo
enseñando a cantar al zorzal
evocando a los fantasmas
que bien supe desterrar
el temor es tan perverso
que me cuesta especular

lo se muy bien
nada puede detenerme
porque se que hago pie
en el medio del mar


el viento calla
el silencio es el que aúlla

No hay comentarios.: